top of page

Una entelequia de magnitud contemporánea: Sobre “Manual de urbanidad para jovencitxs”






No soy ni un punto geométrico, ni un lugar localizado en un espacio métrico, ni una bola dura en una caja sólida, ni el timonel en un barco, ni una piedra dura para escribir. Soy, más bien, el que no soy y no soy quien soy


Serres, 1995: 79-80



 

¿Hay lugar, aún, para la creación en un mundo desplazado, de límites móviles, líquidos, errantes? ¿Y que hay con nosotrxs, los sujetos en peligro de disolución evidente, sobre todo, luego del COVID19? La modernidad, si es que aún nos consideramos “gente moderna” ha permitido, de algún modo, que naturalicemos nuestra imagen en/con/ y a través de un espejo, y eso nos ha convertido, a su vez, en un habitual y silvestre...Reflejo. He aquí, que esa dualidad contenedora nos permite jugar con ciertos binarismos: cuerpo e imagen, sujeto y semejanza, entidad y objeto, quimera y materialidad y así (se) podría seguir enumerando, aunque no es la idea matriz en este momento, es la que ha logrado traernos hasta nuestros contemporáneos devenires y con ellos, a nuestros relatos (que proliferan en la escena artística) que hablan en un lenguaje que no nos resulta, en absoluto, extraño.



 



Manual de urbanidad para jovencitxs, se posiciona en un lugar que reúne, de forma categórica, sin ahorrar en coloraturas de diversos matices (literales y no), el cuerpo, su imagen, y el tránsito que estos han hecho hasta llegar acá a este aquí y ahora. A este paraíso nimbado por pantallas y ficciones que duelen, pero no nos asombran, porque vale ver(nos) para comprender que esta realidad (¿nueva?) está siendo poblada por espejos vivos y ese es el riesgo, aceptar que estos dualismos están siendo, de alguna extraña o sutil manera, derribados. ¿Hasta dónde es real lo que vemos y hasta donde es real lo que ficcionamos? ¿Hasta dónde el cuerpo es cuerpo y hasta donde es imagen de otro cuerpo? Y aquí es donde se establece una cadena de significantes que se enclavan en una heteronomía falaz ¿Qué verdades hoy podemos suponer encontrar en, pongámosle, la muerte de ciertos binarismos? Lo que parecía no tocarnos o estar lejos, está cerca y nos toca. Bienvenidxs seamos, sean, al 2023.



 

Estados alterados: Verdades encontradas a pesar de.

¿Quién busca la verdad? ¿Y qué quiere decir quien dice “quiero la verdad”? Proust no cree que el hombre, ni siquiera “un espíritu puro”, tenga por naturaleza un deseo de lo verdadero, una voluntad de verdad. Solo buscamos la verdad cuando estamos determinados a hacerlo en función de una situación concreta, cuando sufrimos una especie de violencia que nos empuja a esa búsqueda


Gilles Deleuze, Proust y los signos, pág. 26-27



 



Lxs tres poderosxs y versátiles performers (sin temor a la exageración), entablan una especie de Ménage à trois que, en su manifiesto “improvisado”, pero no menos improbable, hacen de la historia material o materia (no, no es lo mismo) para la interpretación. Sus diálogos sobre el sexo, prácticas, temas considerados tabúes (¿por quién?) y memorias juegan a ser soporte apendicular de un manual que se (re)inventa cuando es (re)visitado por la potencia de la transmedialidad que, a su vez, nos involucra como espectadores, aún sin desearlo, aún sin quererlo así.



 

En este mundo de signos en constante transporte, el cuerpo sigue siendo tanto el lugar de llegada como de partida y esto, a esta (gran) obra, le calza muy bien. Hablamos de cuerpo(s), en términos de “supervivencia”, de lo que ha pasado con él, ellxs y nosotrxs, con tanto relato significado y articulado entre pantallas. ¿Qué nuevo guion estamos escribiendo hoy? ¿Qué nuevas formas nos esperan luego del advenimiento de la caída del cuerpo-mundo? En Manual de urbanidad para jovencitxs hay algunas pistas desaguadas, sutilmente, al amparo y cuidado de cada espectador.





El mal que experimenta un solo hombre se convierte en una peste colectiva. En nuestra prueba cotidiana la rebelión representa el mismo papel que el cogito en el orden del pensamiento, es la primera evidencia. Pero esa evidencia saca al individuo de su soledad. Es un lazo común que funda en todos los hombres de primer valor. Yo me rebelo, luego nosotros somos

Camus, 1978, pág.21


Despiadadamente maravillosa.

Véanla, véanse.



 

Te invito a jugar a ser uno, dos, dos, uno

(me invito con vos)

invítame así el cuerpo potencia el riesgo

(y arriesgamxs juntxs)

y si no, no importa, yo arriesgo igual.

Mariné



 

FICHA TÉCNICO ARTÍSTICA

Dramaturgia: Luisina Sclavi, Actúan: Adela Buendia, Rocío Busca, Gimena Cos

Vestuario: Charlie Anglas, Fiorella Roetto, Diseño de luces: Valeria Noel

Música original: Dfrancescook, Asistencia de dirección: Tomas Savino

Prensa: Prensópolis Producción: 3escenasproducciones Diseño de movimientos: Agustina Barzola Würth y Florencia Savoia Dirección: Luisina Sclavi

FANDANGO TEATRO: Luis Viale 108, Capital Federal - Buenos Aires - Argentina Viernes - 23:00 ha - Hasta el 24/11/2023

Comments


Bio

1706735903693_resized.jpg

Críticas

Si te gusta Revista Mariné y querés ayudarnos a crecer, podes comprarnos un cafecito desde $400

 

(https://cafecito.app/revistamarine)

Etiquetas

bottom of page