top of page

SALON DE BAILE PALACIO ERRÁZURIZ ALVEAR

APROXIMACIONES AL ESPACIO DESDE LA DANZA

Un laboratorio de investigación coordinado por Josefina Zuain @josefina.zuain 

 

PVP Presentación Papel

2022. 404 páginas. 15 x 21 cm

Editorial: Segunda en Papel @segundaenpapeleditora 

ISBN 978-987-88-7361-9

 

El libro incluye textos, imágenes y misceláneas de Ana Elisa Schürmann, Ana Soledad Biagi, Camelia Córdoba, Carolina Ramírez, Claudia Igaz, Claudia Mel, Daniela Isabel Ortiz, Diego Enrique, Emilia Pujadas, Florencia Rocco, Grisel Alboniga, Inés Diaz Saubidet, Jezabel Amin, Maité Galarza, Malena Albarracin, María Paz Imán, Marina Julieta Amestoy, Mercy Tatiana Arias, Nadia Palma Schlaps, Naiara Verdun, Rocío García Brangeri, Vanessa De La O

 

@jezabelamin @paziman @claudiaigaz @flor.roc @ma.le.el @nachi.palma.schlaps @came.hinduuuu @grisel.alboniga @marinejuliette1 @minoviaesunaoveja @emilicla @vdelaojimenez @mercy.tatianao @ana.biagi Eli Schürmann (@portfolio.sur) Claudia Mel (@espacio_de_ficcion) @emegala @cuerpescritura @inessaubidet @caroramirezarte @holalaroja @naiuverdun @museosypatrimonio 

 

PROLOGO (fragmento):

 

Este libro es un conjunto de respuestas a la pregunta por la danza y el patrimonio. ¿Qué patrimonios producen las prácticas de movimiento? ¿Qué sucede (y podemos hacer suceder) entre danza y patrimonio? 

 

Suspender la hipótesis de que la danza es un arte efímero nos permitió cuestionar la noción de que aquello que se produce y se conserva son restos de la historia. Esta suspensión constituye un pilar metodológico y epistemológico del trabajo realizado a lo largo del proceso de investigación. Dejar de lado los problemas conceptuales que acarrea la hipótesis del carácter efímero de la danza, trajo como consecuencia la posibilidad de pensar la historia como proceso(s) dinámico(s) del tiempo durante los cuales es posible detectar, aprehender, estudiar y poner en relación distintos tipos de saberes y no como algo pasado-pasado sin más. 

 

De modo que, en este libro, no nos referimos a los restos de las danzas históricas cuando hablamos de patrimonio y tampoco hacemos historia de un pasado-pasado, ya que todos nuestros materiales están ahí: podemos tocarlos, mirarlos, leerlos; son parte del presente de este estudio. 

 

Un salón de baile, un estilo arquitectónico, registros fotográficos, tarjetas de invitación, manuales del buen danzar, grabados, tratados barrocos y otros modos de escrituras, coreografías y gestos no son restos: son patrimonio.

 

Josefina Zuain


OTROS TEXTOS:

 

Este ejemplar es una y varias respuestas a la pregunta por la danza y el patrimonio. ¿Qué patrimonios producen las prácticas de danza? Superar la noción de que la danza es un arte efímero que desparece (casi) en el instante mismo en que es presentado ha implicado no ver aquello que se produce (y se conserva) como restos de la historia. Un salón de baile, un estilo arquitectónico, registros fotográficos, tarjetas de invitación, manuales, grabados, tratados y otros modos de escritura, prácticas, coreografías y gestos, no son restos, sino, en el más pleno sentido del término: patrimonio.

Hay toda una serie de conceptos que fueron especialmente excluidos de este proceso de investigación. En primer lugar, no estamos pensando que existe algo así como aspectos materiales y aspectos inmateriales de un patrimonio “de danza”, de modo tal que el danzar mismo ocuparía el lugar de la pureza, mientras, por ejemplo, el espacio quedaría en un segundo plano, como un anexo. De hecho, precisamente, el estudiar el patrimonio arquitectónico desde la danza, es decir, la propuesta de investigar desde los saberes de las prácticas de danza actuales, con la escritura y las técnicas somáticas formando parte, fue desde un comienzo como una estrategia que nos permitía reingresar la danza a un salón en desuso. Incluso cuando no hemos entrado allí durante el proceso de trabajo. 

 

El valor patrimonial arquitectónico del salón es indiscutible, sin embargo, y esa fue la operación fundamental, ese valor está relacionado con prácticas y saberes específicos que tienen historia y que pueden ser abordados hoy por hoy. Entre la danza y el salón no es posible reconstruir el par opuesto material-inmaterial, porque así como el espacio es creado para alojar ciertas prácticas, son las prácticas mismas las que informan al arquitecto de las necesidades espaciales para su buen desenvolvimiento. Un estilo arquitectónico no es un desarrollo abstracto en la mente de un individuo aislado, es el resultado de una interacción entre usos, saberes, modas, prácticas y dinámicas sociales. Estos puntos de partida estaban facilitados por el hecho de que el Salón de Baile del Palacio Errázuriz Alvear, “recrea la boiserie del salón de música del príncipe de Rohan-Soubise, diseñado por el arquitecto Germain Boffrand a principios del siglo XVIII. El nombre Regencia se debe al período encabezado por Luis XIV y Luis XV, que se caracterizó por un estilo decorativo transicional que pasaba de la suntuosidad barroca a la ligereza asimétrica del rococó” (...)

 

-----------------------------------------------------------

 

Se puede comprar por Mercadopago (que cuenta con varias tarjetas de crédito, pago fácil, rapipago, entre otros); Transferencia, depósito bancario o pago en efectivo. Los precios se encuentran expresados en pesos argentinos. Se retira en persona por la zona de Coghlan o Belgrano (CABA), previo a coordinarlo por mensaje.

 

Libro SALON DE BAILE PALACIO ERRÁZURIZ ALVEAR

$24.000,00Precio
    bottom of page