top of page

Ser o no ser artista (de bien). Entrevista a Shavi Alli (fotógrafo y collagista).

El arte tiene la bonita costumbre de echar a perder todas las teorías artísticas.

Marcel Duchamp.





Marcel Duchamp. Edit.: Mariné Amestoy

 

No puedo explicar por qué Shavi (suponemos que su nombre es Javier pero debe ser "un secreto a voces" la respuesta) tiene ese "no sé qué ¿viste?". Podría, pues, decir muchas cosas sobre él, pero a medida que avancen en sus lecturas, podrán, o al menos eso espero, descubrirlo por ustedes mismxs. Shavi no es una persona fácil, no. Con esto tampoco digo lo contrario. Solo que, bueno, tal vez me esté adelantando y no es la idea, en absoluto. Shavi Alli es una mezcla de artista (sí, aunque él ponga en duda su propia figura como tal) y obrero del arte (¿no es lo mismo?), algo rebelde al que le gusta hacer ruido con lo que hace, que es mucho, y muy bueno. La cuestión es que una tarde de diciembre, con mucho calor, nos encontró en su apolíneo taller y, entre copa y copa, esto fue parte de la charla con este personaje que, aunque se resista a admitirlo, es un tipo cándido, talentoso y/o, sobre todo, muy querible.


 

Dice Shavi: "Ser artista tiene que ver con un hacer. No con una decisión de hacer, una constancia de ciertas cosas. Ser artista no es estudiar y recibirse de la Escuela de Bellas Artes y después nunca hacer nada."


Mariné: Hola Shavi, ¿Cómo estás? Gracias por recibirnos en tu taller. Empezamos tranqui, jaja. Sí, yo creo que es problemático el concepto de por sí.




Por esa razón. Yo lo resumo en que un artista crea en base a las ideas que posee. Considero mi obra artística o mi trabajo como artista como lo que he hecho, hago y haré dentro de las disciplinas en las que he trabajado y trabajo, que son la fotografía y el collage, pero también la gestión y los talleres. La forma en que llevo a cabo estas actividades es de manera artística. Lo considero como una obra. Es un concepto bastante abstracto, no es matemático. Considero que aquellos que asisten a mis talleres de collage son artistas. Los trato como tal, pero no considero que todos lo sean, ya que ellos mismos lo saben o no. Ser artista es algo más personal. El arte te permite desarrollar algo incluso fuera de la Academia. Hay muchos artistas que no han estudiado nada relacionado con el arte. Muchísimos.


Un montón, sí.

 

Mira, si realmente queres ser abogado, no hay otra opción más que ir a la universidad. No podes simplemente decir "soy abogado" sin haber pasado por ese proceso.

 

Si, es cierto, aunque creo que ser artista es diferente.

 

No sé. Hay algo de lo moderno ahora que tiene que ver con esto de: “me autopercibo algo”.

 

Yo "autopercibo", entonces, que no te gusta mucho por un par de comentarios que hiciste (risas).

 

¿Cómo?

 

Por ejemplo, como vos decís, esta cosa moderna de la e

 

Noo, no estoy en contra. Es que veo mucha hipocresía en eso. Hay gente que habla con la e y la verdad es que le importa tres carajos la gente.

 



Entiendo. Una cosa no tiene nada que ver con la otra.

 

No me molesta. Todo está bien con los cambios. Hablar con la e está perfecto. Lo que me molesta es la hipocresía. Pero me refiero a esto, cuando la gente viene al taller, les digo "aquí les hablaré como personas que quieren ser artistas, que quieren dedicarse al arte, ya sea haciendo collages o lo que sea, como personas que quieren expresar sus ideas a través del arte". Les digo eso, pero tampoco es obligatorio. Sé que muchas personas vienen al taller solo para pasar el rato, aprender un poco de técnica y nunca más se dedicarán a hacer collages ni seguirán creando obras ni venderán collages, porque eso les pasa a muchos. Vienen, se divierten, la pasan bien. Aprenden a ver las cosas de otra manera. Ese también es mi objetivo principal a través del arte del collage. Y luego, nunca hacen nada más. Entonces, ¿son artistas? No, esa persona no es una artista. Esa persona vino al taller. Pero eso no es insignificante, no es menos importante. El hecho de que esa persona haya cambiado la forma de ver ciertas cosas y ahora vea su entorno social de manera diferente gracias al collage, cómo se relaciona con los demás, cómo ve las cosas de manera distinta, cómo se relaciona con los objetos de manera diferente. Aunque esa persona ya no haga collages ni sea artista, ese cambio ya ha ocurrido, y eso es lo que quiero lograr. No doy talleres para crear más artistas. No me importa. Doy talleres para que las personas experimenten cosas.


 

Vos hablaste de la fotografía y el collage. ¿Cómo empezó? ¿Primero la fotografía y después el collage? ¿Cómo fue ese camino?


Sí. Yo no soy artista de toda la vida. Hablo de mi como artista pero tampoco soy un gran artista. A veces la gente dice “ay sos artista”. No hay que tener problema con decir que sos artista. Lo que está mal es creer que sos un groso y estás por encima de los demás. Decir artista no está mal. Ahora si decis soy re groso, soy el mejor… Bueno sí, sos un pelotudo.


Salvo que seas Charly García.


Bueno, Charly no necesita decir nada. Está a la vista. Yo no tuve relación con el arte más que ser una persona que lo apreciaba, pero tampoco tanto porque en mi casa no había tanta cultura de ir a ver muestras, por ejemplo. Fue recién a los 30, mas o menos, que dije “ah yo quiero hacer esto” que en principio fue hacer fotografía. Yo tengo una amiga que se había ido a anotar a un curso y la acompañé para ver qué onda y al final, me anoté. Fue el primer curso de fotografía que hice que duró seis meses. Fue un curso básico con una persona que hacía talleres en el barrio llamada Marité Malaespina. En ese momento me sentí muy emocionado. Ella despertó en mí una gran pasión por la fotografía. Eso me pareció realmente importante. Es maravilloso cuando alguien puede transmitirte su pasión por algo. En realidad, no me gustaba mucho la fotografía que solía hacer, ya que se trataba principalmente de paisajes naturales (lo llamaba "cuatro elementos"). En esa época, estaba más involucrado en las marchas. Pero enseguida empecé a utilizar la fotografía para retratar personas en la calle... No puedo decir que sea un gran artista, pero sí soy un excelente tallerista.


Que no es lo mismo que ser docente. ¿Qué dirías si tuvieras que decir qué sos o a qué te dedicas?




Que enseño y doy talleres. No me considero profesor. No me considero un gran artista ni en la producción ni en las ideas. Para ser un gran artista se nota en la obra. Para mí enseñar es re importante y de una gran responsabilidad.


"Todo poder conlleva una gran responsabilidad" (risas)

 

Sí, tenés que estar muy consciente. Pensar bien lo que decís. A veces se te escapa alguna. No podes boludear porque podes hacer mucho daño. La gente viene a tomar talleres con vos y a veces te idolatran… La gente piensa que el que enseña o para enseñar vos tenés que haber hecho todo... Una especie de genio/sabio/capo.


Es un concepto de la Edad Media...

 

Puede ser. Una vez le dije a una chica de mi taller “yo no hice nada de todo lo que hicieron ustedes”. Ella se quedó tipo “¿cómo?”... Es que no, yo creo que no necesito haberlo hecho para enseñartelo a hacerlo a vos, en el arte sobretodo.

 

O sea, En tu disciplina. Guau. Me estalla la cabeza. Yo transformo lo que sé, en lo que es, es decir, en mi lenguaje que es la danza y la literatura. Claro, te entiendo. No necesitas hacerlo.


Por ahí en la danza sí. No sé.


No, ¿y sabes por qué no? Yo me imagino danzas que, tal vez, yo no podría bailar pero que las podría enseñar perfectamente.


Claro. Yo tuve un breve (y fatídico) paso por la música. Tocaba la batería y cantaba. Ahora tengo una voz arruinada porque tengo un problema en las cuerdas vocales… Con la batería me pasaba lo mismo porque al no estudiar mis movimientos son muy básicos. En mi cabeza te puedo armar una base rítmica. De hecho, yo tenía un amigo baterista y le decía “no, hacé esto”. Le decía como un arreglo musical. Yo no lo podría haber hecho pero él sí porque tenía la técnica. Entonces, es la capacidad de abstracción. Yo parezco que sé todo. En los talleres es muy difícil que te diga “no sé”. Yo le decía a las chicas del taller que no es que lo sé. Mientras vos me decís “che no sé hacer esto” yo empiezo a construir la forma mientras me hacen la pregunta. Me ha pasado alguna vez obvio que alguna que otra cosa no alcanza pero vos cuando estás despierto/atento ya está.


¿Hace cuánto tiempo das talleres de collage?


Antes de la pandemia. Mucho antes. Te puedo contar la historia de cómo fue pero soy malísimo con las fechas. Me acuerdo muy pocas fechas como por ejemplo cuando fundé La Colectiba, uno de los grupos que fundé de fotografía.


¿Qué es la colectiva?


Se llama La Colectiba (con b larga). ¿Cómo es la historia? Bueno, nace en Rosario a partir de una muestra donde me invitaron a participar desde Buenos Aires. Era una movida abierta a todos sin distincion de trayectoria, tomé esa idea y la traje a buenos aires junto a compañeros de la escuela de foto y como acá no nos daba "bola" nadie empezamos a colaggear las fotos de las rejas de las plazas, esto fue en 2009 y hasta ahora sigue.



Comienzos.


Comencé a realizar collages mientras estaba experimentando, es más, tenía una amiga en España con la que hacía collages digitales. Luego, los intercambiábamos. Posteriormente, organicé una exposición que se encontraba en una esquina (Malabia y Santa Fe). Esta exposición se llamó Esquina a la Deriva. Luego de esto, abrí una convocatoria para que la intervengan. Con eso, realizamos una exposición en Rosario. A partir de ahí, comencé a hacer collage tras collage. Era, y soy muy dedicado. En una época, hacía collages al estilo de Diego Lebedinsky. Organicé una exposición llamada Lo sé todo. Era una exposición de collages realizados con enciclopedias. Presenté una muestra con 300 collages. Una chica me expresó su interés en aprender a hacerlos juntxs . En ese entonces yo tenía un estudio en Paraguay con Florencia Nieto. Entre lxs dos realizamos un proyecto llamado Alaria Nieto. Invité a esta otra chica a unirse. Me dijo que era de Rosario (yo solía ir mucho a Rosario). Fue allí donde nació La Colectiba y, también, donde di mi primer taller de collage . A partir de ahí, comencé a dar más talleres y me entusiasmé. Fue entonces cuando surgió Galpón de Ideas. Al principio éramos varios. Uno impartía talleres de fotoperiodismo, una chica daba talleres de fotografía y Photoshop, Florencia Nieto realizaba otra actividad y yo me dedicaba al collage. Yo era el director. Luego, me quedé solo.



 

¿Y seguís con Galpón de Ideas?






Sí. Claro. Si bien siempre fue idea mía yo le abrí la puerta a otra gente el espacio. Ahora va a seguir continuando FOREVER. Aunque al principio dábamos talleres nómades, (no teníamos un lugar físico).





 


Hablando de la /SAC...




Shavi, ¿qué es la SAC?


Es la Sociedad Argentina de Collage o sea una red federal de collagistas.


¿Quiénes y cuántos son?


Seremos unos 200, más o menos . De distintas partes del país. Gente muy talentosa y con muchas ganas de hacer. Recomiendo, ampliamente, seguirnos en las redes: https://www.instagram.com/sa_collage/.



 


De arte, collage y demás



¿Hay estilos en el collage, no?


Sí, hay estilos muy marcados. Muchos se mantienen y se mezclan. Surrealismo, cubismo. Los viejos estilos se mantienen… En el collage se mezcla todo. Igual, mis talleres son todos muy raros. Soy muy poco comercial. Mis talleres tienen todos nombres raros.

Si te pregunto acerca del arte, que se te ocurre decirme en principio, en relación, o no, al collage.



El arte tiene que ser una herramienta transformadora. Para mí el collage es un arma de desprogramación masiva. El arte te desacomoda las cosas. El collage es fundamental para eso. Es una herramienta totalmente subversiva. El arte tiene que ser subversivo. Transmitir, enseñar… Doy todo cuando doy talleres.

La gente que da talleres empieza a sentir que se adueña de las personas, "sus" alumnos, "sus" participantes. Entiendo que vivís de eso. Es lógico, pero no está bueno "ponerte del orto" cuando alguien crece como vos queres o sentís que compite con vos mismo.

Nadie va a hacer todo como lo hago yo. He compartido mis talleres, mis actividades para que puedan aplicar. Hay gente que he coacheado para dar talleres. Pero no lo hacen como yo. No hay chance. Por más que yo te pase toda mi lista de actividades, no lo hacen como yo. Creo mucho en eso y punto… Yo te puedo dar una lista entera de actividades que hago yo pero no sos yo. Sos otra persona que hace cosas distintas. Pero no pasa nada. No me genera ningún tipo de competencia. Suele pasar que hay gente que vos le compartis cosas y le va mejor que a vos. No tengo miedo de fracasar. Tengo miedo de triunfar en cosas que no valen la pena…. Yo soy muy de las frases… Es así. No tengo miedo de fracasar. Tengo miedo de triunfar en las cosas que no valen la pena.


 


pH y edit.: Mariné Amestoy.


 

Contanos de Argentinxs de bien.



La frase Argentinos de Bien es vieja. No es que la descubrió Milei. Cuando Milei la empezó a instalar, me hizo pensar en la frase "los argentinos somos derechos y humanos". En ese tipo de frases. No me gustó que quede sin meditar. No quiero que quede así no más. ¿Qué es ser argentinos de bien? ¿Cuándo la usaría? ¿A quién se la diría?

La convocatoria está dirigida a la comunidad artística. La idea es invitarlos a reflexionar sobre esta frase. Y, a partir de eso, armar cuatro fases de la convocatoria. Una es a la reflexión. Que todos tengan y lean esas reflexiones sin nombre. Son pensamientos sin personalidad, sin cara, sin prejuicio… sin estar acusando a alguien. La segunda fase es juntarnos, conocernos las caras. La fase tres es que a partir de las reflexiones los que somos artistas puedan producir una obra que piueda dar cuenta de estas reflexiones. Suponete: ¿Vos sos escritora? Escribís algo. ¿Vos actúas? Hacé un monólogo… Que cada uno haga lo que le nazca, le pinte. La fase cuatro es que los lugares que se hayan anotado como sede es que puedan difundir las obras que se hayan armado. Veremos dónde. Es un proyecto federal porque se invitan a personas de todo el país. Va por ahí. Pensemos un poco esta frase. Me hice la remera para picantearla un poco.



Mirá, Mariné. Yo dí talleres de fotografía mucho antes de dar talleres de collage. Dejé un poco la foto porque me aburrí y empecé a dar talleres de collage. Ahora estoy queriendo volver a hacer cosas con la fotografía, de nuevo. Como siempre hago cosas raras. Pongo nombres raros. Re anti comercial. No puedo hacer algo normal. No me sale o no sé.


Y está bien...¿Te acordaste de la frase que me ibas a decir al final?


Ah, sí! Es esta: El único verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en mirar con nuevos ojos.


Es genial, gracias Shavi.


De nada. Por eso soy una persona que no viaja mucho (risas).


 

Si querés seguir a Shavi éste es su perfil que te lleva a todas sus (otras) redes: https://www.instagram.com/shavialli/

Yorumlar


Bio

1706735903693_resized.jpg

Críticas

Si te gusta Revista Mariné y querés ayudarnos a crecer, podes comprarnos un cafecito desde $400

 

(https://cafecito.app/revistamarine)

Etiquetas

bottom of page