top of page

Fieri oportet: Entrevista a Diego Lebedinsky. Un “Fundamentalista del Papel”.

Actualizado: 16 dic 2023

Pero cómo hacer comprender a un sabio que hay algo definitivamente desordenado en el cálculo diferencial, la teoría de los quanta o las obscenas y tan torpemente litúrgicas ordalías de la precesión de los equinoccios, frente a ese edredón de un rosa de camarones que Van Gogh hace espumar tan suavemente en el lugar elegido de su cama, frente a la pequeña insurrección de un verde Veronés o de un azul que empapa esa barca ante la cual una lavandera de Auvers-sur-Oise se incorpora después del trabajo, frente también a ese sol atornillado detrás del ángulo gris del campanario del pueblo, en punta, allá en el fondo de esa enorme masa de tierra que, en el primer plano de la música, busca la ola donde congelarse.


Antonin Artaud, Van Gogh, El suicidado por la sociedad, (1947).



 





 

Diego Lebedinsky es un “artista” (así lo dice él, haciendo el gesto con ambas manos). Diego, no Die, no Diegui, no. Diego o Diego Lebedinsky.

Ahora bien. Estamos en un bar característico de sello propio e inconfundible en el barrio de Almagro (El Banderín). D-I-E-G-O no se hace esperar y aparece, raudo, con un sol de espalda que parece enmarcarlo. Sí. Diego es un artista, para mí, sin comillas. Unx de esos que te conmueven y perturban. Un verdadero artista, por más comillas que él le ponga al decir(se) o nombrar(se). Unx de esos que le pone(n) imagen(es) a las palabras que no saben expresarse, o no pueden, o ambas. Nuestra conversación de preguntas que no son preguntas se transforman en un atajo, un desvío del relato tradicional que gira hacia un cielo de materias que se acopian y devienen cutícula, tabique, poltronas, embates, caracteres y arboledas, en una cita (nada) casual entre arte y vida(s) que, en una multiplicidad temática, se descubren y celebran en un espacio del terreno dispuesto para un (otro) nuevo somos, habitado por un maravilloso mundo de collages corpusculares que permiten darle un (nuevo) sentido (boscoso) al cuerpo y al mundo (otro), litúrgico y tupido. Bienvenidxs seamos, entonces, a este paisaje que, nacido de sus manos, nos trajina, y trasplanta, a otro universo que (des)conocemos, en su completitud.


 


Mariné: Hola Diego, para empezar, quiero decirte que admiro tanto tus collages como el artista que sos (en sí). Y hablando de collages, ¿consideras que ahora está de moda hacer/crear(los)?

Diego: Sí. Puede ser que se haya puesto de moda. Y, para mí, fue algo que sucedió en la pandemia ya que los materiales para hacerlos eran cosas que la gente tenía a mano, no sé, una plasticola o una tijera (por ejemplo), también había mucho taller o curso online…

Y al ser manual, digamos, no le pasó como a la danza.

Claro. En todas las casas hay revistas, una tijera o una plasticola.  Era como un “pasatiempo” para estar al pedo todo el día. Un “me pongo a recortar figuritas”. No sé. Aunque, yo en pandemia no hice ningún collage.

Me sorprendiste ¿no hiciste ningún collage en pandemia?

Hice, pero muy poco porque, la verdad, es que estaba pensando en otra cosa.

Y ya que hablamos de tu hacer, ¿Desde qué año haces collages? ¿Cuándo empezaste?

En el 2011, 2010 (ponele).

¡Ah hace un montón!

Hace un montón. Sí.

¡Desconocía que hacía tanto tiempo!

Es que arranqué de antes, por ejemplo, cuando era adolescente hacía fanzines y el fanzine tiene mucho del collage.

Sí, me encantan los fanzines.

Era un fanzine, sí, aunque no tenía la identidad de fanzine. En el 2011, en una situación “border”, arranqué de casualidad y descubrí mil posibilidades...

Lecturas posibles que te permite el formato, ¿no?

Si, infinitas. Y que, además, se abren a lo que suceda. Entonces, me mandé a hacer unos collages muy primitivos. 

¿A qué le llamas primitivos?

Al collage que es muy de principiante.

Y sí, ha pasado más de una década.

Claro. Yo lo veo recién ahora, cuando doy los talleres que viene gente que nunca hizo un collage, o cuando veo mis primeros collages, recortados como el “orto” o con una idea muy vaga.

¿Cómo es el trabajo en ese sentido? O sea, ¿vos tenés una idea y la llevas a cabo o “solo” aparece?

Yo nunca tengo una idea. Es lo que aparece. Si querés hacer un collage “lindo” con colores, ya sabes por dónde va. Pero, en realidad, nunca podés decidir cómo querés que sea. Como laburamos con imágenes que ya están prediseñadas es lo que vos encuentres, primero y con eso compones el collage. Lo mismo si querés hacer un collage de la muerte. Vas y buscás las imágenes que te inspiren bronca, catarsis…

Yo que ví tus collages, muchas veces, los veo como un medio para esa catarsis que nombrás... El arte, a veces, lo es de todos modos, ¿no? Es un vehículo.

Capaz que soy muy pretencioso, pero me gusta representar algo de la realidad.

Porque vivo en la realidad y sí, es catártico.

Estas dentro del contexto. Sos un agente social más del campo social

No sé si me gusta laburar tanto en o desde “lo personal”. No hay collages de desamor. De hecho, no sé cómo sería hacer un collage de desamor.

Se me ocurren ideas.

¿En serio?

Cuando vaya a tus clases lo voy a hacer yo, entonces, ja

Total. Pero uno no manda ahí, eh.

Claro, el collage manda sobre unx más bien, la temática manda sobre unx

O sea, unx decide qué quiere decir. Después, con el material, decís lo que querés decir. Yo tengo un montón de material para acudir, mil revistas, cosas... Tengo más chance que aquel que tiene cuatro revistas en su casa y tiene que quemarse más la cabeza. Para mí va un poco más fácil. Sé un poco las imágenes que tengo.  

Ah, ¿sí?

Sí, sí quiero hacer algo sé dónde ir a buscarlo.

Claro, entiendo. Y con respecto a la materialidad, ¿con qué trabajas? ¿con revistas? …

Revistas, libros, todo lo que sea papel.

O sea, todo lo que es papel.

Cualquier cosa que sea papel.

En cualquiera de sus formatos o soportes ¿Y no hay algo más?

No, generalmente papel.

O sea, todo papel.

Sí, todo papel. 

¿No hay hilos…?

 A veces puede haber un hilo. Pero, en general, es papel.Puro papel.

Fundamentalista del papel.

Fundamentalista del papel. Me gusta eso


 











Collages de Diego Lebedinsky.
















 

Me copa experimentar con las texturas o ver hasta dónde me permite llegar el papel. Tampoco son iguales todos los papeles. Yo tengo revistas de 1908, que si las apretás un poco, las rompes.

¡Me estas jodiendo! ¿Tenés revistas de 1908? ¿Cómo las conseguiste?

Algunas las encontré en la calle o las compré en San Telmo… o en algún lugarcito. Algún lugar por Corrientes, también. En San Telmo, por ejemplo, había un lugar muy copado que tenía cosas viejas y estaban muy buenas.

¿Hace mucho no comprás?

No, la semana pasada fui a Corrientes y Ayacucho (creo). Ahí hay una librería que vende un montón de cosas antiguas. Me compré unas revistas que había ahí de jardín… boludeces… Un poco para mí, pero también un poco para la gente que viene al taller y para tener el material porque con el taller se les dan a lxs alumnxs un montón de cosas.

¿A tus talleres la gente va sin nada?

Sí, les doy todo y se van con el collage en un sobrecito de papel madera.

Claro, no es que llevan sus cosas.

No, si tienen y quieren sí, pero la onda es poder proveerles todo.

Eso está bueno. Es una buena actitud.

Sí, es una buena actitud. De hecho, a veces, cuando vienen y nunca hicieron un collage, les doy un par de revistas. Algunos dicen que sí otros dicen “no gracias” ... Porque si te pinta hacer un collage y no tenés; si se van copados de la clase está bueno que tengan un material al alcance. Si pueden y tienen ganas lo hacen sino no. Por eso está bueno tener para ofrecerles.

Claro, la posibilidad. 

Sí, un par de revistas. Tengo un millón. Igual, hago una selección. A veces pasa que se la pasan mirando revistas y no hacen un collage. 

Yo voy y voy a hacer. Aunque sea malísima (ja).

Dale. La selección de las revistas para los talleres es pequeña porque así encuentran las cosas más fáciles. Si les pongo toda la biblioteca que tengo con los libros, les puede pasar como a mí, que me mareo y no termino haciendo nada. 

¿Tenés mucha producción hecha?

Muchísima. Millones de collages.

¡¿Millones?! ¿Haces todos los días?

Sí, dos o tres. En un buen día puedo hacer tres. Pero es el tope. Si me hace falta “tal cosa”, entonces, la busco y la encuentro.

La pregunta que no es pregunta: ¿Solamente analógico o digital?

Analógico.

¿Y cómo haces eso? ¿Cómo lo pasas a digital?

Lo escaneo y lo publico así en el Instagram, tal cual sale en la escaneada.

No editas.

No. Sale como unx lo ve. Por algunos colores, a veces lo realzo o mismo con el celu o con el Photoshop para que haya más contraste. No es lo mismo el scanner, que la pantalla de la computadora, que la pantalla del celular. Son tres collages diferentes. Entonces lo veo en pantalla del “celu”. Si lo ves en la “compu”, capaz no se ve tan bueno. En el celu, en cambio, se ve joya.

Yo recorrí todo tu Instagram y, además que me parece una galería de arte, se nota la evolución desde el primer collage al último. Me da la sensación de que hubo una fuerte apuesta a lo social a medida que va pasando el tiempo. Lo que haces es artivismo. Yo ya sé que los artistas no quieren clasificarse… 

No sé. Me gustaría más pegar collages en la calle, por ejemplo.

Bien 80 's.

Sí, hacer pegatinas. Salir a pegar. Eso me encantaría. 


 


Collages de Diego Lebedinsky.


 

Hablando de los 80´s, ¿te gusta algún artista de los 80´s? No sé. Se me ocurre Basquiat.

No. No tengo un ídolo. 

No admiras a alguien de sobremanera. 

A Van Gogh. 

O sea que los nombres asociados al collage no.

A mí me gusta Van Gogh. Hay artistas contemporáneos que hacen collages geniales. 

Yo no sé mucho. ¿Por ejemplo?

Por ejemplo, Sara Lou hace unos collages que me encantan. Mala Carta es su Instagram. Hacemos una actividad muy parecida. Está pendiente una colaboración para hacer vía correo postal. Está pendiente una serie de cosas que queremos hacer. Pero hay que charlar por correo y mandarnos material. Es complicado. Después está Urko,  la Sociedad Argentina del Collage que es una sociedad sin fines de lucro que fomenta el collage en Argentina y en el mundo. Ahí siempre repostean collages tanto de profesionales como de gente aficionada. Siempre suben una obra de algún collagista. Amar a Picasso ya es viejo. Ya está…

Es vintage.

Es vintage, sí. Era muy facho. Machirulo. Ya pasó. Y ya sé que es un cliché que te guste Van Gogh, pero él sí fue un genio incomprendido. Se tuvo que morir para que se venda un cuadro del chabón porque nunca vendió nada en vida. La expo de Van Gogh se hizo mundialmente famosa mientras que “el chabón” se murió cagado de hambre, en soledad…Se cortó la oreja, estaba esquizofrénico y solo lo ayudó el hermano. 

Esa poética o ese relato te conmueve más que Picasso, …, Juan Gris, ¿¿Man Ray?? Man Ray tiene cosas interesantes. 

Sí, pero me da lo mismo un poco eso. Son grandes artistas, pero me veo identificado con otras cosas.

Vos sos Diego Lebedinsky. 

Ja. Me identifico con la calle. Soy muy observador de todo. Te miro con ojos de collage. 

Yo miro un partido de la NBA y estoy collageando.

Wow...No puedo entender tu cabeza. ¿Crees en la inspiración? ¿o en el trabajo? “¿Crees en la inspiración o en el trabajo duro?” Ja, viste esa cosa dual tan contemporánea

Mirá, no creo en lo que hacía a los 20. Si no sabes nada y esperas a que te llegue la inspiración es para decir ¿qué te pasa? Picasso tuvo la suerte que encontraba la inspiración en el trabajo. Yo tengo mil collages que los tengo dentro de un cajón y no los publico en el Instagram porque no me copan. 


 

¡Material inédito!

Que salen de los “posta”. 

Son como “la previa de”. En la danza pasa lo mismo. En la danza, bailas, bailas, bailas hasta que de repente decís “por acá”. Pero antes de eso, tenés que hacer un montón de cosas, es decir: entrenar, entrenar, entrenar.

Hay algo que se llama, algo así como, “Autoayuda para el artista”. Me parece toda una boludez. Ya llamarse artista me parece como…

 ¿Autonomenclarte decís vos?

Sí. Eso.

¿Por qué?

Porque me parece demasiado.

¿Pero en términos de qué o quién? ¿Cómo llamarías vos a lo que haces?

No sé. No me considero un artista. 

Sos un artista, Diego.

Nah. Podemos hablar mil horas de esto.

Bueno, yo te considero un artista. 

Es que hay una concepción del artista…

Creo que sé a lo que te referís y sí, esa concepción del artista es demodé, es vintage. Como que el artista es un ser elevado y “ve más allá de” también es vintage. Se puede ser un artista sin la necesidad de recurrir a viejos paradigmas.

Para mí el que cambia el paradigma es la cosa. Por ejemplo, Picasso puede ser un paradigma. El sí es un artista.

Lo que pasa es que estamos en el territorio de María Becerra, Lali…

También está Duki que llora. Y están: “Uy, Duki llora”. O Lali poniendo “Uy, qué triste todo” -> Lali toma partido. Todos pusimos “qué triste todo”. No pongas a Lali que se la jugó políticamente porque no dijo nada.

Para mí, pararse políticamente es “pararse de manos”. Es aprovechar tu lugar en el mundo del arte y hacer. Yo creo que vos haces mucho más desde tu lugar.



Collage de Diego Lebedinsky.




 

 ¿Nada que ver, o sí porque todo tiene que ver con todo (tal vez) como te gusta que te llamen?

Prefiero que me digan Diego. Ni Diegui, ni Die. Diego. Diego Ledebinsky. Collagista o “Fundamentalista del papel”

Cuando van lxs alumnxs a tus clases, ¿vos cómo los ves? ¿Con qué expectativa van? ¿Tienen idea? ¿No tienen idea? 

Hay de todo. Generalmente vienen con ganas de aprender, distraerse. No hay ningún concurso de collage, sin embargo, sí hay un montón de publicidades de collage… El otro día estaba mirando "El encargado" (la serie de Francella).  En un momento, el chabón hace un collage y lo pega en una pared. Arma un collage con diferentes fotos de esa tipa famosa. Me llamó la atención eso. 

¿Y no pensás que eso es un signo de lo contemporáneo, de lo que está de moda?

Pienso que se está valorando un poco más. Que hay otra posibilidad, otro lenguaje. Está bueno.

Históricamente, al collage, se lo nomencló como técnica artística. Pero por ahí es un lenguaje, no sé, pienso. Es como la fotografía que “se desprendía de las artes visuales” y no.  Con el collage me parece que, si bien es una técnica, no deja de tener, también, un lenguaje artístico propio. No sé, Es otra cosa. Se emparenta, por ejemplo, con el diseño…

No sé. Yo creo que no está valorada la impronta que tiene el collage. Decimos algo que ya está dicho previo, como que la creación del collagista solamente es agrupar significado, eso es desvalorarlo. Yo veo collages tremendos… Yo les preguntó a mis alumnxs y me dicen “habré hecho alguno cuando era chica”. Sí, está supra/infravalorado. 

No tiene “la categoría de” porque todavía no está en las galerías. Por eso me parece tan importante tu obra. 

Es raro.

¿Laburás con fotos?

Sí, me gusta. Uso. Tengo varios collages con fotos. 

¿Sacás fotos?

Nah. No tengo ojos para la foto.

¿Qué? ¿No tenés ojos para la foto?

O sea, le puedo sacar una foto a una flor. Pero cualquiera que le saca una foto a una flor hace una linda foto.

¿Pintás?

Tampoco. Sólo collage. Dibujando soy horrible. Escribí en algún momento.


 




Collage de Diego Lebedinsky.


 

¿Crees que el arte puede NO ser político?

No. Justo te iba a decir, también está considerado como artista Milo Lockett o Nick ¡Es un montón! Unx se tiene que posicionar. Para mí es fundamental que un artista tome partido, por ejemplo, como lo hizo Miguel Hernández.

Lo tuyo es explícito. 

Me parece que es necesario. Espero que estimule.

Yo creo que estimulas. A través de tus collages, uno puede ir descubriendo la historia y eso está muy bueno. 

La historia… ¿Así en general?

La historia política de este país. Hay un macro relato y un microrrelato que tiene interconexión entre sí. Eso es sumamente conmovedor. Por eso te destacas. Otrxs no lo pueden poner en palabras porque no saben o no interpelan tanto. A mí me pasa por eso. Descubro los macros y los micros. En esa constelación, hay algo que me atrae muchísimo. Se distingue en cuanto a otrxs artistas que no le ves eso; no les ves la esencia; no les ves el corazón. 

Me da vergüenza. Para mí es algo fundamental el collage. Estar haciendo es aflojar mi cabeza.

Por eso haces dos, tres, collages por día.

Puede ser. A veces tengo gente que me pregunta cómo estoy porque ve mis collages en el Instagram. Unx no sabe lo que ve la otra persona. No sabes qué puede ver esa persona o qué puede interpretar, pensar.

Pero eso no depende de vos.

No. Unx no puede esperar o estar atentx a la interpretación de lo que les pasa a lxs demás. A veces, sí, espero la reacción del otrx… Pero bueno, la gente piensa que el artista es un ser elevado…

Les generas algo. Tu obra habla más de vos que vos de vos mismo. Se complementan. Hay un diálogo que inclusive es necesario. Unx no puede conocer tu obra sin conocerte a  vos o a vos sin tu obra. 

En el Instagram no toda la gente no sabe quién soy. Ni me conocen. Subo videítos por si me hackean algún día.Dejé de subir cosas al Instagram personales porque no me interesa que la gente sepa lo que hago. Mi perfil cambió. Borré todo lo anterior. Subo solamente mis collages. 

¿Cómo es el tema de los cursos?

Los talleres son todos los días, regulares, todas las semanas collageamos con alguna consigna que se me ocurre.

¿Por ejemplo?

Siempre arrancamos con un autorretrato. Después arrancamos con consignas de colores… Consignas que se me van ocurriendo a mí para complicar la jugada. Es un poco espontáneo eso. Por ahí veo un collage y se me ocurre  un “bueno esta semana blanco y negro”, por ejemplo.

¿Qué días son los cursos?

De martes a sábado. El collage no es lineal. Hacemos el collage que nos sale. Hay mucha gente con frustración, que no le gusta lo que hace o que ve otro collage y quiere hacer lo mismo. Pero bueno, acá venimos a aprender. Si no te gusta, lo tiras en un cajón.

¿Vendiste para el exterior?

 No. Sólo acá. Soy muy regalero. Vendo, pero poco.

Tenes favoritos me imagino, ¿no?

Mira, te voy a decir algo. Soy muy desordenado y tengo los collages tirados por ahí. Obviamente tengo mis preferidos. No soy de ordenarlos. 

Las ganas que tengo de ir al taller.

No vas a poder ver nada. Está todo embalado. Hay mucha cantidad.

Pero porque producís mucho. Yo veo en el Instagram y te voy reposteando.

Hay algunos repetidos en el Instagram porque el público se renueva, jajaja. Si pasó algo ahí sí digo “hoy tengo un collage”.


 

Diego: ¿Qué se viene para el domingo?

Se viene la expo de los talleres buena onda. A mí me gusta una frase de Paul Eluard que dice: No hace falta de todo para construir un mundo. Entonces para hacer los talleres pensé en esa frase porque la verdad que hoy hay gente que se le abre un mundo nuevo con el collage. Y pensando en la cosa del “menos es más”, eso es fundamental en mi trabajo.

¿Por qué?

 Porque me gusta la síntesis. Me gusta que te quedes pensando. A veces cuando decís mucho la terminas “cagando”. Es mejor a veces decirlo y no desarrollarlo y que cada unx pueda ver. Si lo pongo todo me mareo bastante. Me gusta componer collage con tres cosas. Me parece una magia absoluta. Un haiku. El haiku tiene esa relación de acción, reacción y contemplación. Está bueno ver el collage dos veces. Hay algo con lo que te quedas. 

¿Quién la curó la obra? ¿Hubo curaduría?

No. Cada alumnx eligió cuatro collages. Yo ayudé. No hay curaduría porque es todo muy de principiante. No hay temática, tampoco. Pudimos haber laburado una consigna y exponer, pero en cambio hicimos una curaduría comunitaria.

¿Hay algo más que quieras decir?

Viva Perón, bah no sé.

Igual Dijiste un montón de cosas hermosas. Yo puedo decir que te admiro mucho. 

¡Hay que hacer! ¡Saludos!

 ¡Gracias!

¡De nada!


Encontrá más trabajos de Diego Lebedinsky acá: https://www.instagram.com/diegolebedinsky/.



 

*Entrevista realizada por Mariné Amestoy el día Lunes 11/12/2023 en el bar "El Banderín".

Transcripta por Lucía Specterman y editada por Mariné.-

 

Domingo 17/12 de 17 a 21ha.



 


コメント


Bio

1706735903693_resized.jpg

Críticas

Si te gusta Revista Mariné y querés ayudarnos a crecer, podes comprarnos un cafecito desde $400

 

(https://cafecito.app/revistamarine)

Etiquetas

bottom of page